21 de nov. de 2018

Impresionantes ilustraciones que causan estruendo

La nueva expansión de JCC Pokémon, Sol y Luna-Truenos Perdidos, está repleta de bonitas ilustraciones que les encantarán a los coleccionistas.

Ahora que la nueva expansión Sol y Luna-Truenos Perdidos de JCC Pokémon está disponible, hemos tenido la oportunidad de pararnos a contemplar las maravillosas ilustraciones que adornan cada carta. Estas impresionantes piezas han sido creadas por una variedad de artistas de gran talento que dan forma a la personalidad de JCC Pokémon y permiten a los fans acceder a una perspectiva única del mundo Pokémon. Echa un vistazo a algunas de las cartas que más nos han llamado la atención.



Ilustraciones de 0313

No te sorprendas si se te van los ojos directamente a las cartas ilustradas por el artista conocido simplemente como 0313. Las aparentemente simples líneas de sus ilustraciones engloban una sorprendente cantidad de pequeños detalles, y los vívidos colores hacen que las cartas realmente llamen la atención. Beautifly es un claro ejemplo de ello. Aunque el Pokémon en sí no parezca muy complejo, se puede apreciar cómo destaca contra las elaboradas flores que aparecen debajo de él. Y es difícil pasar por alto el amplio rango de llamativos colores que dan vida a la imagen. Mareep tiene un tratamiento similar con sus colores brillantes y el campo lleno de detalladas florecillas, que hacen que el relativamente sencillo Pokémon resalte incluso más. Al estar en un escenario nevado, los colores de la carta de Cubchoo son ciertamente más apagados, pero no por ello son menos impresionantes. El sencillo blanco contra el azul pálido del pequeño Cubchoo hace que la apariencia del Pokémon sea todavía más tierna.


Pokémon jugando

A los Pokémon les gusta tanto relajarse como a las personas, por lo que parece obvio que en algunas de estas cartas de JCC Pokémon aparezcan los Pokémon en sus ratos de descanso. No hay duda de que un Pokémon como Vulpix de Alola se sentiría a sus anchas en la nieve, y nos encanta la adorable pose del pequeño Pokémon dando brincos juguetones sobre el acolchado manto blanco. Puedes casi escuchar el crujido amortiguado del polvo compacto momentos después de la escena representada en la carta. En un clima completamente opuesto, vemos cómo Larvitar se relaja en la playa. Desde luego que se muestra orgulloso de las esculturas de arena de Pupitar y Tyranitar a su lado. No tenemos claro si Larvitar es el escultor, ¡pero eso sería realmente de admirar considerando que es un Pokémon que no parece tener dedos! Meowth de Alola también está disfrutando su paso por la playa, y claramente está allí para relajarse. Este ocioso playero parece estar contento de quedarse en la sombra pasando el rato. No podemos evitar fijarnos en Slowpoke, que parece tener una idea menos ortodoxa de cómo relajarse. Pero, oye, si quiere relajarse abrazándose a su propia cola tumbado en un lago subterráneo, no somos quiénes para llevarle la contraria.


Vida desolada

No todos los Pokémon tienen el lujo de vivir cerca de paisajes de invierno pintorescos o de playas tropicales. Algunos Pokémon se ven obligados a vivir su existencia en ambientes definitivamente más hostiles. Tomemos como ejemplo a Shedinja. A juzgar por los escasos y aparentemente muertos árboles alrededor, este peculiar Pokémon no vive en un lugar muy acogedor que se diga. Y no digamos el pobre Diglett de Alola, que parece haber salido a tierra en mitad de un árido páramo. Todo lo que se puede ver es un par de plantas secas y nada más. ¿Qué vas a comer, Diglett de Alola? El Pokémon legendario Cobalion parece estar en una situación similar. Sus alrededores muestran un paisaje un tanto extremo, con la niebla subiendo entre los árboles muertos. Quizás haya pastos verdes más allá de esas montañas en la distancia. Por lo menos Kecleon ha encontrado varias plantas vivas, aunque no parece estar demasiado contento sobre el lugar donde está. ¡Ánimo, Kecleon!


Camuflados

Hay algunas veces que un Pokémon simplemente no quiere que le vean. Afortunadamente, solo hace falta un poco de ingenio para permanecer al margen de miradas fisgonas. Snubbull, por ejemplo, sabe que los lunares azules de su cuerpo se mezclan con la vista de las flores que le rodean. De hecho, ¿por qué no poner otra flor justo encima de su cabeza? Eso es, perfecto. EL DISFRAZ PERFECTO. Chansey ha optado por la táctica de “esconderse a plena vista”. Al acurrucarse entre un Clefairy de peluche y un Muñeco Sustituto, este rollizo Pokémon podría fácilmente pasar por un muñeco de peluche. Te guardamos el secreto, Chansey. Con casi 10 m de longitud, puede ser difícil para Onix esconderse bien, así que no podemos culparle por irse bajo tierra. Allí, el Pokémon Serpiente Roca podría parecer simplemente una enorme roca enterrada si llegara a pasar algo, como la familia de Diglett, que vive en los túneles justo encima del escondite de Onix. No tienen ni idea de lo que acecha justo debajo de ellos. Los Pokémon no son los únicos a los que les gusta camuflarse. La artística Rika ha creado, sin darse cuenta, su propio camuflaje gracias a las numerosas manchas de pintura que adornan su ropa (y piel… y pelo). Si la pones contra un fondo de manchas de pintura, podrá pintar todo el día sin que ningún curioso la interrumpa.



Estas son solo algunas de las fantásticas obras de arte de la expansión Sol y Luna-Truenos Perdidos. Cuando abras tus paquetes de mejora para añadir cartas a tu colección, aprovecha la ocasión para apreciar las elaboradas ilustraciones que encontrarás entre ellas. ¡Puede que descubras un nuevo artista favorito!

Sol y Luna-Truenos Perdidos
Volver al inicio