¡Los mejores consejos para dar tus primeros pasos en Pokémon Quest!

El nuevo videojuego de Pokémon es un trepidante RPG como nunca has visto. En Pokémon Quest formarás un equipo de adorables Pokémon con forma cúbica con los que partir de expedición por Isla Rodacubo. Sus sencillos controles táctiles te permitirán sumergirte de lleno en la acción estés donde estés, ya sea en la calle o desde la comodidad de tu sofá.

Isla Rodacubo está compuesta por una diversidad de zonas con varias fases cada una, que deberás afrontar con un equipo de hasta tres Pokémon. Lánzate a explorarlas, libra combates contra Pokémon salvajes y gana ingredientes, experiencia y piedras P. Cuando hayas completado una fase, podrás regresar a tu base y equipar a los Pokémon con las piedras P que hayas encontrado o usar tus dotes culinarias para atraer a nuevos Pokémon. Repite el proceso hasta que logres derrotar al Pokémon jefe de fuerza excepcional que aparece en la fase final de la zona para ganar un premio especial y abrirte camino a nuevas zonas.

¡Prueba Pokémon Quest hoy mismo! Este juego de descarga gratuita ya está disponible para Nintendo Switch en la Nintendo eShop de este dispositivo, y pronto se lanzará una versión para dispositivos móviles Apple y Android. Tanto si ya has iniciado tus andadas en Pokémon Quest como si estás a punto de hacerlo, tenemos para ti algunos consejos que ayudarán a que todo te vaya rodado en esta nueva y emocionante aventura.

Disponible para Nintendo Switch en la eShop de este dispositivo, para iPhone y iPad en el App Store, y para dispositivos Android en Google Play.



Tu primera elección es clave

Tu aventura comenzará con la elección de un primer aliado Pokémon: Bulbasaur, Charmander, Squirtle, Pikachu o Eevee. Tu decisión podría tener un impacto considerable en el desarrollo de tus aventuras, en especial durante las primeras fases.

Todos los Pokémon de Pokémon Quest poseen valores de Ataque y PS. El primero determina el daño que causan con sus movimientos y el segundo indica el que pueden aguantar. Los valores de los primeros Pokémon entre los que te dan a elegir abarcan todo el abanico de posibilidades: Charmander destaca en la ofensiva y Bulbasaur en la defensiva, mientras que Eevee proporciona un equilibrio entre ambas. Elige a tu favorito o al que mejor se adapta a tu estrategia. ¡Tú decides!

A diferencia de otros juegos de Pokémon, el tipo al que pertenecen los Pokémon no afecta a la cantidad de daño que reciben por un tipo determinado de ataque. Por otra parte, es posible incrementar la potencia del equipo incluyendo en él a Pokémon de un tipo determinado. Cada uno de los primeros aliados Pokémon te facilitará las cosas en una de las zonas del juego, pero comprobarás que ciertos tipos de Pokémon y las ventajas que conllevan son menos comunes que otros.


Atrae a nuevos Pokémon elaborando sabrosos platos

En Pokémon Quest, en lugar de lanzar Poké Balls, deberás elaborar platos culinarios si quieres atraer a nuevos candidatos para tu equipo. Para cocinar, toca la marmita que hay en el centro de tu base y arrastra los ingredientes que quieras agregar. Tanto el tipo de Pokémon que atraigas como el número de fases en las que debas jugar hasta que el plato esté listo variarán en función de la receta que prepares. Asegúrate de ir agregando ingredientes a la marmita de forma regular para que nunca se quede vacía.

Cuando el plato esté listo, aparecerán nuevos Pokémon en tu base. Además, el juego guardará de forma automática el nombre, la descripción y los ingredientes de las recetas que vayas creando para que te resulte más fácil repetirlas más adelante. Cada receta tiene el potencial de atraer a muchos Pokémon distintos, algunos menos comunes que otros.

La mayoría de recetas atraen a Pokémon de un tipo o color específicos, así que presta atención a los ingredientes que seleccionas. Para empezar, prueba a mezclar varios ingredientes del mismo color. Comprobarás que esto suele dar como resultado platos que atraen a Pokémon cuyo color es parecido al de los ingredientes.

La textura de los ingredientes que agregues también puede influir en el resultado. Por ejemplo, si lo que quieres es añadir un Pikachu a tu equipo, deberías elaborar un plato que incluya ingredientes amarillos y blandos, una combinación que resulta prácticamente irresistible a los Pokémon de tipo Eléctrico.


La experiencia es un grado

Los Pokémon se irán fortaleciendo con cada expedición, lo que les permitirá a su vez enfrentarse a retos cada vez mayores. Todos los Pokémon tienen nivel, al igual que ocurre en los juegos de la serie principal como Pokémon Ultrasol y Pokémon Ultraluna. Cada vez que completen una fase, ganarán experiencia y, tras haber acumulado la suficiente como para subir de nivel, aumentarán sus valores de Ataque y PS. Y eso no es todo: al superar las distintas fases irás ganando piedras P con las que potenciar todavía más sus características. En ocasiones, los Pokémon verán ampliado el número de ranuras de sus Amuletos P al subir de nivel.

Todos los Pokémon con capacidad de evolucionar en Pokémon Quest lo harán al alcanzar un nivel determinado, al igual que sucede en los juegos de la serie principal. ¿Y qué pasa con los que evolucionan mediante otros métodos, como Pikachu o Eevee? ¡Eso lo tendrás que descubrir por tu cuenta!

Además de la que ganan en las expediciones, los Pokémon también pueden obtener experiencia mediante el entrenamiento de nivel. Deberás escoger a un Pokémon que se beneficie del entrenamiento y a otro u otros que lo ayuden, de los que deberás despedirte al terminar la sesión. Si un Pokémon se entrena junto a otros ejemplares de su misma especie, ganará una cantidad de experiencia mayor que si lo hiciera con ejemplares de otras especies.


Potencia a los Pokémon con piedras P

Obtendrás tus primeras piedras P poco después de empezar la partida. Son objetos útiles que puedes equipar en los Amuletos P de los Pokémon para incrementar su Ataque o sus PS. Normalmente conseguirás al menos una piedra P nueva cada vez que completes una fase.

Por lo general, cada ranura de un Amuleto P admite únicamente o bien una piedra P que potencie el Ataque o bien una que aumente los PS. Cada Pokémon presenta su propia configuración de ranuras. Los más defensivos, por ejemplo, suelen contar con más ranuras para piedras que aumentan los PS, mientras que los especializados en la ofensiva cuentan con más ranuras para piedras que potencian el Ataque.

A veces se pueden encontrar piedras P poco comunes que confieren beneficios especiales añadidos al incremento de Ataque o PS. Por ejemplo, algunas de las que potencian el Ataque también incrementan las posibilidades de propinar golpes críticos o de arrojar lejos al rival. Lo normal es querer equipar piedras P que potencian las características, pero a veces puede convenir sacrificar un aumento en las características en aras de un efecto adicional más ventajoso.

El número de piedras P de tu inventario es limitado, pero es posible reciclarlas para obtener ingredientes o incrementar dicho límite a cambio de Cupones TP, la moneda del juego.


Los movimientos

Cada Pokémon puede conocer únicamente dos movimientos, lo que hará que dos ejemplares de la misma especie puedan rendir de forma muy distinta en combate según los movimientos de los que dispongan. Los movimientos pueden diferir enormemente entre ellos en cuanto a alcance y efectos. En algunos casos, el Pokémon solo atacará a los rivales situados en el área inmediatamente frente a sí, mientras que en otros arrojará proyectiles a distancia. Como los Pokémon se mueven por su cuenta, tu cometido consistirá en gran medida en ordenar a los Pokémon que usen sus movimientos tocando los iconos correspondientes.

Los movimientos que conocen los Pokémon influyen en la dinámica del equipo. Por ejemplo, un atacante cuerpo a cuerpo que conozca un movimiento que arroje lejos a los rivales, como Rugido, puede ser una elección ideal para proteger a otro que ataque a distancia. Pero ten cuidado de no equivocarte de flanco al usar esa clase de ataques, ya que podrías enviar a los rivales a tu retaguardia y salirte el tiro por la culata.

Si no termina de convencerte algún movimiento de un Pokémon de tu equipo, puedes entrenarlo para que aprenda otro. Pero ten en cuenta que, si la sesión tiene éxito (de lo cual no hay garantías), el movimiento que aprenda será uno elegido al azar. Al igual que en el entrenamiento de nivel, deberás despedirte de al menos otro Pokémon para poder entrenar, y hacerlo junto a ejemplares de la misma especie aumenta considerablemente las probabilidades de éxito.

Existe una clase especial de piedras P llamadas piedras movimiento que te permiten modificar las propiedades de los mismos. Los beneficios que te pueden reportar son variados, desde un sencillo incremento del alcance hasta un aumento palpable del número de proyectiles que arroja.


Mejor si son tres

Puedes incluir hasta tres Pokémon en tu equipo. Dispondrás desde el primer momento de un trío formado por Pidgey, Rattata y el que hayas elegido como primer aliado Pokémon al empezar la partida.

Enseguida verás que el comportamiento en combate de Pidgey es muy distinto al de Rattata. Pidgey no es un atacante cuerpo a cuerpo y, por lo tanto, tenderá siempre a mantenerse a cierta distancia de los rivales. Todos los Pokémon pueden dividirse en esas dos categorías: atacantes a distancia o atacantes cuerpo a cuerpo. Cuántos de cada tipo decidas incluir en el equipo influirá de forma decisiva en tu estrategia de combate.

Si te enfrentas a Pokémon que conocen peligrosos ataques cuerpo a cuerpo, sería recomendable usar atacantes a distancia por seguridad. Los Pokémon especializados en el cuerpo a cuerpo destacan en situaciones en las que debes enfrentarte a grandes oleadas de enemigos y suelen ser más robustos.

La suma de los valores individuales de Ataque y PS de los Pokémon del equipo determinan la llamada potencia del equipo. Cuando te dispongas a explorar una fase, verás en pantalla un valor recomendado, pero el valor que realmente necesitas podría ser superior o inferior al mostrado. Todo depende de la configuración de tu equipo y de lo preparado que esté para afrontar el reto. Recuerda que todas las fases acusan una "debilidad" que se puede aprovechar usando un tipo determinado de Pokémon. Añade Pokémon de este tipo al equipo para incrementar su potencia y facilitarte la compleción de la fase.

Procura reunir una nutrida colección de Pokémon para poder adaptarte a cada situación.


No dejes que te acorralen

En Pokémon Quest no tendrás control total sobre las acciones de los Pokémon, sino que estos se arrojarán solos hacia los enemigos. El equipo actuará por su cuenta lo mejor que pueda, pero rendirá mejor contra adversarios poderosos si pones de tu parte. Puedes ordenar una retirada estratégica tocando el icono de dispersión situado a la derecha de la pantalla. Esta misma función te servirá cuando decidas reagrupar al equipo si este se separa.

Ordenar una dispersión podrá parecerte innecesario al inicio de la aventura, pero resultará crucial una vez que te enfrentes a adversarios más duros. Los jefes que aparecen al final de algunas fases no tardarán en darte serios quebraderos de cabeza, lo cual te obligará a replantearte tu estrategia para derrotarlos. Cuando estos Pokémon se disponen a lanzar un ataque potente, a menudo delatan sus intenciones con una breve carga previa. Si ordenas que el equipo se disperse justo antes de que se complete el ataque, tus Pokémon podrán esquivarlo y evitar sufrir daños.

Este consejo no solo es aplicable a los jefes. También te conviene estar alerta ante cualquier ataque potente de otros Pokémon. Te sugerimos que tengas especial cautela con Pokémon como Voltorb, famoso por su fea manía de usar Autodestrucción...


Cambio de tornas

Asegúrate de iniciar sesión a diario para obtener Cupones TP gratis y observa como aparecen nuevos Pokémon en tu base de forma regular. Y no olvides ir reuniendo logros en tus expediciones, ya que es una forma genial de hacerte con cupones e ingredientes adicionales. Por último, al superar las fases ganarás adornos que podrían tener efectos beneficiosos o marmitas especiales que te permitirán cocinar platos más suculentos.

Esta guía está pensada para ayudarte en tus primeros pasos, pero, como bien sabrás, a andar se aprende andando. ¡Sal a explorar Isla Rodacubo! Y no olvides echar un vistazo a Pokemon.es/Estrategia, donde encontrarás más pistas y consejos para los videojuegos y el Juego de Cartas Coleccionables de Pokémon.

Volver al inicio